SINGAPUR
[INICIO][MADRID-BULGARIA]  [TURQUIA]  [GEORGIA]  [AZERBAIJAN]  [IRAN]  [PAKISTAN]  [INDIA]  [BANGLADESH]  [NEPAL]   
[TOKYO]  [SINGAPUR]  [MALASIA]  [CAMBOYA]  [LAOS]  [TAILANDIA]





   SINGAPUR I


  



Llegada:
  miércoles 21 de abril de 2004

Salida:  sábado 1 de mayo de 2004


El Toyota lo enviamos desde Calcutta por barco hasta Singapur. Al momento de comenzar la etapa del sudeste asiático, habíamos recorrido 34.693 kms. en los 203 días desde que salimos de Madrid. En Singapur sólo fueron 102 kms., y es que la isla no daba para más...






Domingo 24-04-04  1900 hs  Desde Singapur

Llegamos a Singapur el miércoles a las 6 de la mañana en vuelo directo desde Calcutta a través de Singapore Airlines después de algo más de 4 horas de vuelo. El barco que trae el Toyota desde Calcutta tiene previsto llegar a puerto hoy domingo y con un poco de suerte el mañana podremos sacarlo de aduana según nos dijeron en la agencia marítima. La diferencia horaria que tenemos ahora con España es de 6 horas más y con Argentina nada menos que 11 horas!

Singapur es sinónimo de orden, limpieza y modernidad, una ciudad llena de espacios verdes, con anchas avenidas, enormes edificios y coches de lujo. Todo está reglamentado, una prueba de ello es que existen tarjetas de pago recargables para cada situación. Las hay para pagar los peajes de las autopistas, el teléfono público, el metro, el autobús, los peajes para entrar al centro de la ciudad y los aparcamientos. Excepto en el metro y autobús, en el resto de casos la correspondiente tarjeta es el único medio de pago posible.

Singapur, con una población de 3,5 millones de habitantes, es una mezcla de culturas. El principal grupo étnico es el chino, seguido de malayos e indios. Religiones hay para todos los gustos, budistas, musulmanes, cristianos, hindúes, sijh, taoístas y confucionistas, y cuatro son las lenguas oficiales: inglés, tamil, chino y malayo. Toda esta mezcla se nota en las calles, caminar por Singapur es cruzarse con gente de todo tipo y en 100 metros se puede ver una iglesia cristiana junto a un templo hindú y a una mezquita.

Desde que llegamos a Singapur he disminuido el consumo de tabaco, y es que aquí no se puede fumar en ningún sitio! Las multas son astronómicas y aunque policías casi no hemos visto, tampoco es cuestión de tentar a la suerte... Las colillas de los cigarrillos no se tiran en la calle, hay ceniceros para ello y en más de una oportunidad he tenido que buscar uno llevando en la mano una colilla apagada.

Como no podía ser de otra forma la parte más sucia de la ciudad, es decir la única, es el barrio indio, claro está que hay años luz entre “Little India” y cualquier ciudad, pueblo o aldea de la India.

Al contrario de lo que pudiera parecer, es muy difícil encontrar sitios con acceso a Internet, seguramente esto se debe a que la gente dispone de conexión en sus propias casas. En los pocos lugares que hemos encontrado Internet, la gente no está navegando por la red sino que está conectada a los juegos en línea. Es más, en el que estamos ahora ni siquiera disponen de CD ROM, por lo tanto lamentablemente no puedo bajar las fotos de Singapur! Ya encontraremos otro sitio...


Miércoles 28-04-04  2355 hs Desde Singapur 

Tal cual habíamos quedado el viernes anterior, el lunes a las dos de la tarde nos llamaron por teléfono de la agencia marítima para avisarnos que a las cuatro pasarían a recogernos por el hotel para ir a buscar el Toyota al puerto, increíble! Philip, la persona de la agencia marítima, primero nos llevó a una oficina para solicitar un permiso especial para nosotros y en cinco minutos teníamos una credencial con foto digitalizada incluida.

De ahí en más sólo fue dirigirnos al muelle de carga, abrir el contenedor, un par de sellos y ya estábamos en la calle. Después de lo vivido en Calcutta, efectivamente esto es otro mundo... La diferencia no es sólo de medios o de estructura, aquí la gente está para solucionar problemas en caso que los hubiera, no para crearlos como en la India. Allí las cosas son ya de por sí difíciles, pero la burocracia y la forma de ser de los indios lo hacen todo más difícil aún.

Cuando intenté sacar el coche del contenedor, el motor no arrancó por estar la batería descargada debido a que en Calcutta habían dejado funcionando el ventilador y el mismo no se desconecta al quitar la llave de contacto. Gracias a la segunda batería que llevamos en el motor para el caso de tener que utilizar el winch (cabrestante), hicimos un puente con los cables y el motor arrancó a la primera.

Lo primero que hicimos una vez que salimos del puerto fue ir a lavar el Toyota, traía por fuera toda la suciedad de Calcutta y en una ciudad como Singapur, en donde los coches brillan, tal vez podían llegar a multarnos por ir con el coche tan sucio. Ya bastante con que llevamos los dos guardabarros traseros pegados con cinta plástica y la ventanilla trasera derecha a punto de hacerse añicos...

El mismo lunes por la tarde fuimos a la Toyota, pero lamentablemente debemos esperar hasta llegar a Malasia para cambiar la correa de distribución y la ventanilla debido a que el único modelo de Toyota que hay aquí es el Rav 4, aparte de los sedan o turismos. Ya me lo presentía, porque en todos estos días no había visto casi ningún todo terreno en Singapur, y menos un Land Cruiser.

Hablando con Philip de la agencia marítima, le comentamos que nos llama la atención no ver policías por la calle y que a pesar de ello, el índice de criminalidad es muy bajo y casi todo el mundo respeta las normas ciudadanas. Nos dice que la ciudad tiene implementado un sistema por el cual una vez que se avisa a la policía, ésta tarda como máximo tres minutos en acudir al llamado. Por otra parte, nos comenta que a pesar de que no los veamos, policías hay por todas partes y la mejor prueba de ello es que él mismo es policía!!! Ante nuestra cara de sorpresa, nos muestra su credencial... 

Se nos está haciendo difícil dejar Singapur, una ciudad que lo tiene todo, pero hace más de un mes que abandonamos la carretera y ya tenemos ganas de seguir adelante con nuestro viaje. Por lo tanto si no hay cambios a última hora, definitivamente el viernes saldremos hacia Malasia. 

 





Contenedor que llevó el Toyota desde Calcutta

Esplanade Complex, Teatro de la Bahía

Little India

Zona de restaurantes a orillas del río Singapur

Hotel Fullerton


Símbolo de Singapur, mitad león y mitad pez

Una calle de Singapur

Mezquita en Little India